Jardinería

El césped


Nueva formación de césped


El sueño de todos los amantes del jardín es tener un hermoso césped.
Las fases que deben seguirse para la realización del césped son muchas pero todas muy importantes.

Trabajos preliminares




antes de proceder con la realización de la césped será conveniente plantar las plantas y configurar el sistema de riego, si estamos dispuestos a hacerlo.

Esterilización del suelo




Esta fase es de particular importancia. De hecho, uno de los principales problemas en la construcción de céspedes está representado por la aparición de malezas. La importancia de eliminar estas hierbas desde el principio es fundamental, no solo por el aspecto estético, sino sobre todo por un factor competitivo que se establecería entre las hierbas buenas y malas, en busca de agua, luz y sales. minerales y espacio habitable. Para realizar un control de malezas que tenga buenos resultados, primero debe regar las malezas, para permitir un reinicio vegetativo. Esto es para dar la posibilidad al deshierbe, que será distribuido, de penetrar en las raíces mejorando así su efectividad. Es preferible utilizar herbicidas totales (que eliminan todas las plantas) con acción sistémica (que penetran dentro de la planta). Los más utilizados se basan en sales de glifosato, fácilmente disponibles en el mercado. Prestaremos especial atención a la distribución del producto, dado que esto también podría causar la muerte de arbustos y plantas rociadas con herbicida por error.

Preparación del suelo


Después de preocuparnos por las plantas no deseadas, pasamos a la formación del semillero. La estructura del suelo es muy importante (debemos tener en cuenta que la hierba que vamos a sembrar debe permanecer allí durante varios años). Para determinar si nuestro suelo tiene un buen nivel estructural, tendremos que verificar su drenaje (tenemos una buena estructura cuando alcanzamos una relación correcta entre el aire y el agua presentes en el suelo). Una de las medidas más utilizadas para mejorar la composición del sustrato consiste en agregar sustancia orgánica. Si usamos estiércol, es bueno asegurarse de que esté esterilizado, ya que de lo contrario podría contener semillas de malezas que podrían germinar e infestar el césped. Otros remedios se mezclan con arena o piedra pómez para ayudar al drenaje del agua. Después de mejorar la estructura, proporcionaremos sales minerales para promover el crecimiento durante los primeros meses. En el mercado hay muchos fertilizantes para céspedes que deberán distribuirse a razón de 40-60 gramos por metro cuadrado. Al elegir el fertilizante, favorezca a aquellos con un alto contenido de potasio que facilitará la germinación de las semillas. Prepare el suelo cavando o moliendo. Luego, con la ayuda de un rastrillo, nivelar el suelo de manera uniforme, tratando de eliminar las diversas dunas y canales en el suelo. Ruede con un rodillo muy pesado para dar un primer asentamiento al suelo y luego, nuevamente con la ayuda del rastrillo, realice nuevamente la operación de nivelación.

El césped: siembra


Una vez que el suelo esté preparado y se elija el tipo de semilla que mejor se adapte a nuestras necesidades, primero lo sembraremos verticalmente y luego horizontalmente, prestando especial atención a la uniformidad de la distribución. La siembra debe realizarse de 1 kilogramo cada 20-30 metros dependiendo del tipo y pureza de la semilla.
Una vez sembrado lo enterraremos ligeramente con el rastrillo y lo pasaremos con el rodillo. Después de la siembra, el césped tendrá que ser regado, todos los días durante unos minutos, evitando así el fenómeno de la escorrentía y la flotación de la semilla, que podría causar un montón de semillas en algunos lugares y rareza en otros. Por lo tanto, será muy importante mantener el suelo húmedo hasta que aparezca la hierba.