Jardín

Nothofagus betuloides


Generalitа


Nothofagus betuloides es un género que consiste en una treintena de especies de árboles medianos, originarios de América del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Las especies nativas del continente americano son de hoja perenne, mientras que las otras tienen hojas caducas; El género está estrechamente relacionado con las fagaceae.
Las hojas son pequeñas, ovales o en forma de corazón, de color verde brillante; el tallo es erecto, bastante largo, con una corteza marrón intensa, lisa, muy ramificada; el follaje es alargado o fastigiata y muchas ramas tienden a tener una dirección horizontal; en verano produce pequeños racimos de flores rojas, amarillas o anaranjadas. Crecen bastante lentamente, pero con los años alcanzan un tamaño cercano a los 15-20 m.

Exposición



Las especies de Nothofagus betuloides originarias de América del Sur no temen al frío y prefieren las posiciones soleadas, aunque en los primeros años podrían necesitar una ligera sombra de verano; En cambio, las especies procedentes de Oceanía temen el frío suficiente y en nuestro continente generalmente se cultivan solo como bonsai, para ser colocadas en un invernadero templado en los meses de invierno, estas especies ofrecen una espectacular coloración otoñal de las hojas.
Es bueno evaluar cuidadosamente el mejor tipo de cultivo, en relación con el tipo de clima en su área, para garantizar el mejor hábitat posible para su planta.

Riego



La mayoría de los nothofagus provienen de humedales, por lo tanto necesitan riego regular, durante todo el año, más abundante durante los períodos de sequía; Es aconsejable colocar el nothofagus en las proximidades de un jardín acuático, de esta forma los especímenes pueden tener un suelo con el grado correcto de humedad y tendrán la oportunidad de desarrollarse de la mejor manera.
Obviamente, cada variedad puede tener necesidades ligeramente diferentes, ya que algunos tipos requieren mayor riego, mientras que otros pueden soportar la sequía aún más fácilmente.

Tierra



A excepción de algunas especies que pertenecen a este género, generalmente este tipo de árboles prefieren suelos con pH ácido, sueltos, bien drenados, húmedos y ricos en materia orgánica. Si bien ama los suelos húmedos, siempre es bueno verificar que el suelo en el que están enterrados tenga un drenaje adecuado, lo que permite evitar estancamientos peligrosos del agua, lo que podría causar la aparición de podredumbre radical.

Multiplicación


La multiplicación de esta variedad de árboles se realiza por semilla, en el período de primavera, o por corte semi-leñoso, que debe colocarse en un recipiente con un suelo de pH ácido, para permitir el desarrollo de nuevos brotes. Cuando las nuevas plantas han alcanzado el vigor correcto y han adquirido fuerza, se pueden plantar en campo abierto. Los ejemplares jóvenes parecen ser más delicados, y es apropiado prestar más atención a su cultivo.

Nothofagus betuloides: plagas y enfermedades



En general, Nothofagus betuloides no es atacado por parásitos, aunque a menudo se ve afectado por la clorosis férrica, que denota un tipo de suelo que no es compatible con la planta y la falta de sustancias adecuadas para su correcto desarrollo. Es posible intervenir con productos específicos para permitir que la planta absorba todas las sales minerales necesarias.

Vídeo: Nothofagus, árbol icónico de los continentes australes. (Junio 2020).